Go to Top

Insinceridad y deshonestidad en la escritura

Si ustedes tuvieran que asociarse con alguien, ¿no les gustaría saber si pueden confiar en esa persona y no tener que llevarse sorpresas en el futuro?

Con respecto a este tema, tenemos varios signos que nos pueden reflejar el hecho de que una persona no sea confiable, con un mayor o menor grado de ocultamiento.
Sabemos que no es lo mismo no decir algo, que mentir abiertamente.
Hay “silencios insinceros”, que tienen que ver con callar la verdad, pecar por omisión
Hay otras actitudes que tienen que ver con engaños, fraudes, y estafas.
Pero no solo no se dice la verdad por mala intención, sino también por error, anormalidad, o miedo, por ejemplo.

Como definición de mentira, podemos adoptar la que postula Silvia Ras, que dice: “la mentira es una afirmación o negación contraria a los hechos y que se omite a sabiendas o inconscientemente con el objeto de que otros la crean cierta”.

La mentira puede tener diferentes causas: debilidad de carácter, imaginación exaltada, desequilibrio psíquico, engreimiento o vanidad, vergüenza, temor, complejos, exageración, y por  supuesto, hay quienes utilizan la mentira para su propio beneficio, con astucia malévola y con una finalidad determinada, sin importar la moralidad o principios y calculando cada uno de sus pasos.

Dice J.J. Simón, que “no es posible asegurar la fiabilidad de una persona al cien por cien, ya que existen muchísimos factores  en la personalidad que pueden, en un momento dado, hacer que una persona deje de ser fiable en determinadas circunstancias”. Es cierto, pero si bien no hay una certeza absoluta, la grafología cuenta con varios signos, para detectar una conducta basada o no en la rectitud y los principios morales.

Es en estos casos que debe hacerse una evaluación sobre el nivel moral del sujeto, entendiendo dentro de lo moral, el grado de sinceridad, honestidad, honradez, principios éticos, escala de valores, decencia, dignidad, sensibilidad, rectitud, altruismo, energía, juicio claro y cierto desarrollo intelectual.
De acuerdo al resultado, podremos determinar el grado de confiabilidad (positivo, negativo o dudoso), y qué porcentaje de posibilidades existe para que esta persona caiga en acciones deshonestas.
Sabemos que todo comportamiento deshonesto tiene que ver con actitudes de poca confiabilidad, pero no todas las conductas poco fiables, implican necesariamente deshonestidad.

Las actitudes deshonestas se basan esencialmente en la falsedad, el egoísmo, la falta de principios o convicciones, la indolencia, etc.

Según Max Pulver  “no se puede llamar insincera a la persona que hace rodeos o esconde alguna parte de su modo de ser. Para afirmar que una mente es insincera, en el sentido de cometer en la primera ocasión una cosa moralmente prohibida o judicialmente penada, ha de existir, por lo menos, cuatro grupos de insinceridad”.

Es decir, que debemos corroborar muy bien todos los signos gráficos.

Algunos de estos rasgos son más significativos por sí mismos (quiere decir que de por sí son negativos), y otros sirven como reforzantes dentro de este contexto (tienen un valor más relativo). Veamos:

  1.  Óvalos abiertos abajo (ocultamiento, deshonestidad)
  2. Óvalos divididos con bucle (simulación, tener dos caras)
  3.   Óvalos con doble vuelta (no dejarse conocer)
  4.  Letra p en doce o en dos trazos (aptitud comercial, afán de dinero)
  5.  Letra s caída por debajo del renglón (tendencia a mentir)
  6.  Escritura lenta, vacilante  (falta de espontaneidad)
  7.  Línea de trayectoria sinuosa  (evasión)
  8.  Trazos recubiertos  (pasar dos veces por el mismo trazo). Si son curvos es un ocultamiento más diestro y refinado
  9. Ilegibilidad  (cuando es hecha a propósito)
  10. Letras en sentido inverso o trazos contrarios (carácter engañador)
  11. Inclinación sinistrógira  (gesto de cubrirse)
  12. Retoques en escritura lenta (arreglar o modificar lo hecho o dicho)
  13. Letra muy concentrada, apretada o encimada  (egoísmo, avaricia)
  14. Arcada  (movimiento defensivo, diplomacia, reserva, apariencia, pose)
  15. Escritura artificial  (artificiosidad, falta de naturalidad)
  16. Distribución confusa  (poca claridad)
  17. Letras o números poco claros  (se prestan a confusión)
  18. Rigidez (falta de espontaneidad)
  19. Puntos innecesarios en la firma  (que no formen parte de la puntuación)
  20. Ganchos, bucles  (sobre todo si son regresivos y en zona inferior)
  21. Ornamentaciones, complicaciones, enroscamientos (tendencia a la exageración e intriga)
  22. Diferencias considerables entre texto y firma  (contradicción entre el Yo social y el Yo íntimo, disimulo)
  23. Rúbricas embrolladas  (falta de simplificación y de claridad)
  24. Escritura filiforme (evasión, falta de compromiso, adaptación a toda costa, evitar una posición clara, espíritu polifacético, falta de ética). Los filiformes se suelen presentar en escrituras de nivel intelectual y socio-cultural más alto. La interpretación de insinceridad es más grave cuando se realizan en el interior de la palabra (comúnmente se dice el “ladrón de guante blanco”)
  25. Exageraciones  (imaginación desbordante que predispone a la mentira)
  26. Barras de T inexistentes  (voluntad débil, propenso a “dejarse    llevar”)
  27. Uña de gato  (ocultamiento, mala intención)
  28. Espirales  (egoísmo, mentira por vanidad)
  29. Rotura de trazo continuo, rotura de letras (artificio, no espontaneidad)
  30. Sustitución de letras (“gato por liebre”)
  31. Letra script, cuando no es deformación profesional (máscara, deseo de causar efecto, deseo de perfección)
  32. Omisión de letras en escritura lenta (equivale a una desaparición)
  33. Descuido de detalles en las letras (descuido de la verdad, indolencia)

Vuelvo a aclarar lo que digo siempre (y lo haré hasta el cansancio). No por un solo signo, podemos aseverar una interpretación. Las características de personalidad deben estar presentes en varios signos grafológicos, y se deben corroborar muy bien, sobre todo en aspectos tan delicados como éste.

Por ejemplo:  la escritura sinistrógira puede significar timidez, inhibición en un determinado contexto, sin tener connotación de insinceridad. Pero en una escritura que tiene varios de estos signos, nos va a reforzar la falta de confiabilidad.

La arcada es una expresión de reserva, una forma de protección; pero en este contexto refleja un hábil manejo de las apariencias.
El retoque puede tener que ver con un deseo de perfeccionamiento y exactitud. Pero cuando predomina en escritura lenta y con otros signos que lo corroboren es negativo (sería un querer impresionar con una buena imagen).

Una escritura con inclinación sinistrógira, coligamento en arcada, margen izquierdo ausente, óvalos cerrados, escritura lenta, apretada y caligráfica, trazos recubiertos, reflejará a una persona que se protege y que puede llegar a ocultar o no decir  la verdad por temor, por inhibición o por inseguridad, pero no por deshonestidad (encubrimiento, silencios insinceros, mentir por callar la verdad).

Como dije anteriormente, la mentira tiene varios matices. Se puede llegar a mentir por:

  1. Exageración, fanfarronería, vanidad (mayúsculas muy grandes y adornadas, inflamientos, óvalos grandes y dimensión creciente, desproporciones, firma grande, ilegible, rúbrica complicada, escritura extravagante, sobrealzada), quiere mostrar algo que no es. A mayor enroscamiento de las letras, mayor grado de vanidad.
  2. Mala intención, falsedad, deshonestidad  (óvalos abiertos abajo o cerrados por abajo, uña de gato, escritura y firma ilegibles pero lentas, dirección sinuosa, filiformes sobre todo en el interior de la palabra, rúbrica complicada o envolvente, diente de jabalí, prolongaciones inferiores y hacia la izquierda, trazos en sentido contrario, ganchos y arpones en zona inferior)
  3. Debilidad de carácter (tensión blanda, presión débil, barras de t inexistentes, escritura lenta, curvácea, bucles, retoques), son personas que no saben o no pueden decir que no por falta de firmeza.
  4. Miedo, inhibición, inseguridad, falta de autoconfianza  (sinistrógira, arcada, margen izquierdo ausente, escritura apretada, caligráfica, margen derecho amplio, trazos regresivos y vacilantes, retoques, trazos recubiertos, velocidad pausada o lenta, firma pequeña y a la izquierda, rúbrica envolvente)
  5. Inestabilidad interna, labilidad (escribir la misma letra de diferentes formas, cambios de letras, dirección sinuosa, irregularidades en general). No hay una coherencia de conducta y de principios.
  6. Mostrar una imagen. Hay quienes se manejan por la vida con una especie de máscara, una fachada que no corresponde a su verdadero ser. Esto puede ser por inseguridad, por falta de autoestima o falta de claridad interna, entonces tratan de causar un determinado efecto en los otros con deseos de perfección constante (letra script, velocidad pausada o lenta, escritura muy regular o rígida). También puede ocurrir esto por educación o formalismo, donde no está permitida la espontaneidad y se siguen ideales convencionales y disciplinas sociales impuestas. Un ejemplo de esto es la denominada escritura Sacre Coeur (Sagrado Corazón), que es totalmente caligráfica, angulosa, y sigue un estilo determinado, “inamovible” (educación severa y principios muy rígidos).
  7. Hipocresía. Según Vels: “actitud teatral deshonesta mediante la cual se intenta hacer quer una cosa sea distinta de cómo es. Adorno de virtudes ausentes. Mentira reflexiva, engaño intencionado, a veces de mala fe”. (*)  La persona hipócrita suele tener modales finos, amabilidad exagerada, moralidad aparente, acostumbra adular al otro (arcada, sinuosa, filiforme, bucles y anillados, óvalos cerrados o divididos con bucle, escritura “armada”, no simplificada)
  8. Egoísmo, instintos acaparadores (escritura apretada, márgenes ausentes, distribución concentrada, arpones y ganchos convergentes, espirales, trazos hacia la izquierda y hacia abajo, escritura regresiva, dimensión pequeña)
  9. Diplomacia (dirección sinuosa, filiformes, velocidad rápida, bucles, letras desiguales en tamaño, irregularidades en general, óvalos cerrados con bucle). Convengamos que un cierto grado de diplomacia es sumamente necesario y positivo para las relaciones sociales, pero entre ella y el engaño o la hipocresía hay solo un paso…
  10. Comodidad. Son las personas que prefieren caer en la mentira o en el engaño por indolencia, por no tener que enfrentarse con la verdad (tensión floja o blanda, letras que se confunden o se olvidan, desorden, letras mal terminadas, falta de puntuación o barras de t, descuido de los detalles en general. Pulver dice que el descuido de los detalles se relaciona con el descuido de la verdad).

 

 

 

 

, ,

4 Responses to "Insinceridad y deshonestidad en la escritura"

  • David Rougerio Cruz
    24 Febrero, 2016 - 5:50 am Reply

    los ángulos del ovalo, al igual refleja ciertos niveles de deshonestidad?

    • graformar
      14 Mayo, 2016 - 5:19 pm Reply

      Los óvalos angulosos no tienen que ver específicamente con deshonestidad David. Saludos

  • Beatriz
    30 Noviembre, 2016 - 10:09 pm Reply

    No me queda claro como influye la deshonestidad en la realización de la letra “S” (caída del renglón) y si esa característica influye al combinarse con las palabras sinuosas en una dirección muy ascendente. Agradezco si alguien puede aclararme esta duda.

    • graformar
      7 Marzo, 2017 - 5:37 pm Reply

      Para determinar una tendencia o característica de personalidad se deben observar varios signos grafológicos y corroborar con el contexto Beatriz. Por eso la cantidad de signos y variables a tener en cuenta, que hacen atenuar o agravar las interpretaciones. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *